BloGus

Comunidad de Madrid

Parte Primera Paris Parte Primera Paris

Parte Primera / Paris

en parís

en parís la torre eiffel es la mujer desnuda.

paciente masticar de hojas de otoño.

interminables aguaceros de vino.

florecientes mezclas que roban la cartera a nuestro aliento.

flashes que se eternizan en su mínima gloria.

budas borrachos & museos de mesa, mantel & aguas evian.

en parís:

el corazón late distinto.

levanta su voz sobre las cabalgadas siestas.

se reconoce entregado a su futuro esculpido.

se hace paciencia en la mirada entregada.

se abriga en la manta tejida con sus pelos oscuros.

acaricia el amanecer discreto por la ventana testigo.

en parís:

se escribe un libro sin olvido, a puñados acampa imágenes en cuartos azules.

se refugia en sus misterios ajenos.

apacigua sus fuegos sobre unas manos muy grandes.

se hace silencio cómplice en la guerrera.

(samurai de otro siglo venido con su garganta marchita a escribir en parís:

“prologo del circulo perfecto”. redundancia absoluta.

cierre para el final que siempre es un inicio muy puro).

en parís:

el lagarto suspira, muerto en sus ojos de bronce.

le recuerda lo efímero que es el momento, eterno.

eterno es el amor verdadero, sorbido con una docena de ostras congeladas en el

silencio de la espera tumbada.

sinfonía de burbujas impacientes.

tentadas inocencias devenidas interminables.

eterna es la amistad verdadera.

en parís:

el ciego abrió los ojos, el mendigo ajustó su corbata, el naufrago encalló en un

oasis de dátiles gordos, la locura fue lucida, la tristeza un lunar triturado

por las risas.

en parís:

la luna encontró su sonrisa empeñada, el sol su naranja exprimida, el niño su melancolía envuelta en lágrimas tiernas.

adivinó lo que tanto buscaba.

parís al oído le contó de los bosques perdidos, de las veredas torcidas, de los pasos inútiles.

 

entonces, solo entonces, LA MUJER.

Mensajes desde el Charles de Gaulle

1.

He llegado a una Ciudad/en la que Ayer/es “el otro Día”/y mañana Una promesa/del Mismo tibio Despertar …

2.

Suena la Madrugada/a Hojas Caídas/cruge la Noche las Pisadas/de Nuestros Cuerpos/triturando Sus deseos …

3.

Huele a hojas Caídas/a viento Rebelde/a casa Vieja huele/por Encima de Todo/a tí & así Quiero vivir …

4.

Nubes gordas & Cargadas/vientos Como Trompetas su Sonido/secuestrado Por sus Impetus/espero, A que se abra el Ojo/& despeguen Los aviones …

5.

La ciudad me Recibe/como si Me hubiesen Parido Aqui/como si Nunca hubiese Salido/ella & mi Mujer/con los Brazos abiertos (me reciben)/& El corazón Más …

6.

París es una Ciudad a la que no Le soy extraño/ En Man Ray, el Placer de fumar Un puro cortado & preparado/ Mirar bellezones Anabolizados Hasta sus casi dos, Metros de Piernas, de Culitos Respingones, de Tetas siliconadas, De pieles & Colores de siglo Nuevo/ Oler inciensos Orientales, hasta Sus estatuas, Guardianas de Paganos Engullidores o Danzarines (según la hora) & sentir llegar el Amanecer/es un Placer inédito que Apetece repetir & esos sudores Otoñales, cuando El ojo del cielo, Es un sol barrido Por los vientos, Encabritados detrás De las paredes & La confabulada, Presencia de las Sábanas…

Madrid-Paris (como quien dice Paris-Tombuctú) puerta D-65

1.

Aquí estoy de nuevo.

Madrid-Barajas (el aeropuerto del caos).

Lloran impresentables niños silenciados por sus madres camino de sus vacaciones.

Niñas horterillas con zapatos de plataforma altísimas. Rascacielos de carne con los que tal vez fornicar.

Tal vez.

Ancianos con camisa de gemelos, zapatillas de golf blancas & pantalones cortísimos & floreados (¿hawaianos tal vez?).

Predomina en el sexo femenino el color rojo de pelo.

No se descarta el rosa intenso & el azul celeste.

(Belloch & Soriano salieron por la puerta D-64. El poder cuando se pierde: no perdona).

2.

Los móviles componen sinfonías que desgranan el caos ambiental.

Los altavoces recuerdan salidas para despistadisimos viajeros a punto de perder el billete.

Los francos en mi bolsillo susurran destino.

El móvil aparcado en el bolsillo delantero de la chaqueta es el cordón umbilical con mi presente.

“The Animals” en los altavoces de mi portátil, echan tierra sobre la música de ambiente.

La entierran.

¿Qué carajo significara: ¿ambiente, para quienes eligen la música?

La voz de Sonny Boy Williamson es un pozo negro como su piel reluciente.

Hipnotiza.

3.

Eternizo el momento de la partida.

Distraigo las ansias por pisar Charles De Gaulle.

Siempre es mejor llegar que partir.

Lamentablemente me parece que suelo estar siempre partiendo & jamás llegando.

Los segundos no quieren correr.

Me atrapan a su caprichoso deseo.

4.

Sigo partiendo. Jamás llegando.

Una marea que lo empapa todo

1.

El calor a la llamada del cielo enciende hogueras de amnesia.

Sudan las paredes un cansancio de cana & arruga.

Siglos de cargar sobre los hombros una historia indecisa.

La ciudad viste tops de modelo en la playa & pantalones muy cortos.

Saca su lengua estriada.

Muestra sus piernas de cera.

Sus pies de fango.

Enseña sus manos de atrezzo.

Se arrastra sobre las huellas de los extranjeros que son mayoría.

Se alimenta de sudores conquistados que hoy vienen con odio.

No son mas numerosos.

No es mayor su postín.

Son simplemente los invasores que controlan la calle.

La dominan & mandan.

2.

Manejan el mercado negro del hash & la goma.

La coca es la paja mental con que sobornan al dueño.

Lo esposan a su lucidez engañosa.

A María la prostituyen en Amsterdam.

Le inventan pecados genéticos para perder la razón.

Juegan a dados la carne blanca de la hembra en cuclillas.

Oscurecen las calles con su resentimiento de diente picado.

Mean despreocupados sobre el mantel del amo pardillo.

Bajo la mesa ajena se follan a la hija del anfitrión.

Miran con desdén a la mujer del oriundo.

Bailan sobre sus muertos borrachos de soberbia en rebajas.

3.

De su mano la temperatura del desierto, se ve reflejada en las vitrinas del Fabourg St. Honoré.

Los calores de tardes perfumadas a té de amapola lamen la carne.

Siguen su rastro.

Reinan con la soberbia del que mastica ventaja.

No se arrodillan ante los dioses del lugar escogido.

No negocian una paz compartida.

Hogar de unos muchos son los pasillos del metro.

(Estación Saint Denis).

Avasallados son vengadores sedientos de muerte.

La muerte del perro con pedigree.

No respetan los pactos de sangre.

Engendran hijos bastardos.

Dilapidan ventajas histéricas.

Serán dentro de nada amos & señores de la ciudad devastada.

Olvidaran sus miserias masticando las carnes asadas de los hombres vencidos.

Gula mezquina.

4.

Fundirán la Torre Eiffel para hacer navajas azules.

Sino escrito de los tiempos que corren.

No hay mas que ver al negro paseando a la hembra blanca.

Preñada.

Botin de guerra el hijo engendrado.

Ya izaron su bandera.

Mañana seran sus dioses paganos (todos son dioses paganos), los que impongan sus leyes.

¿Divinas?.

Desde el sillón mas alto dictaran sus sacerdotes las normas.

Jaque mate.

Nunca con menos se gano más.

Es la visión histérica de un aristócrata de París.

Así empezó la caída del Imperio Romano.

Así el apagón de la ciudad de la luz.

En Bagatelle (A Ramiro Garros y a María Paz, su mujer)

1.

La genialidad existe. Yo la he visto. Un amigo jugador de polo, es capaz de tocar lo superior cuando la marmita de sus esencias: le deja hacer magia con ingredientes caducos.

2.

Le lleva (su talento) tan lejos como su potencial le permite. Llega lejísimos.

La genialidad existe al verle jugar tocado por los dioses. Generosos bastardos que sin embargo le racanean de vez en cuando la suerte. Da igual. Segundos de su calidad pesan mas, que horas de sudor de otros que se sienten mejores. La soberbia es la cojera del mediocre.

3.

Hace de la bocha un mundo del cual conoce todas y cada una de sus leyes y secretos. (Los domina y parece ignorarlo. Jamas presume de su hacer de viejo diablo inspirado). Hace del taco una extensión de su brazo. Naturalísimo actuar. Alquimista y mago en ese universo particular, a su antojo puede hacer bailar a las brujas como estrellas alrededor de su desbocado universo. Domina el tiempo y hace que su velocidad imposible, parezca pausado respirar emporrado. Inventa una y otra vez inexistentes jugadas. Amasa situaciones paridas con una cruz en la frente. Las convierte en croissants recién salidos del horno. La teoría completa, enfundada en un envoltorio de papel tejido con fracciones de tiempo.

4.

Conoce la fórmula secreta para hacer que el taco siempre y donde sea, encuentre el caprichoso contacto con la bocha. Matrimonio perfecto de hembra preñada yvara flexible. Escribe poesía en los campos de polo. Verle jugar es un placer no reservado. Sus momentos de duende merecen toda una vida de pasión por el polo. En ellos se resume todo el secreto del deporte. La sencillez en él pasta como las yeguas del abierto fuera de la temporada (a sus anchas), en grandes potreros de maíz. Es inútil tratar de obstaculizar su camino. Es inútil tratar de hacer frente al genio. Solo se consigue hacer aún más espectacular el instante.

5.

Su genialidad no es solo esa facilidad para construir catedrales con pedazos de césped. Su genialidad se fortalece en su nobleza de espíritu. Privilegio de quienes le sentimos amigo. De quienes apreciamos su genio.

Al pozo me suicido (es solo un decir)

1.

Hemos descubierto la imposibilidad de caminar juntos.

No son nuestras naturalezas una vinagreta ligada.

Nuestros puntos de encuentro son limites contrapuestos en permanente conflicto.

Ella no me entiende ni yo la entiendo a ella.

Una pena.

Mientras espero en el satélite 7 de Charles De Gaulle. Sudado e incompleto.

Pasan los minutos incinerándose en la pira de maletas que la huelga incrusta a

los pies del viajero.

Un horror.

Mientras el sol se va sumergiendo en el horizonte frente a mi. Siento que no me

encuentro bien.

Gran cabreo de los siglos.

El avión no se si saldrá generoso con nuestras prisas.

(Los altavoces dicen “tres horas de retraso por motor averiado”).

Mejor tres horas que no todas las horas perdidas.

No me encuentro inspirado en este aeropuerto que buenos recuerdos esconde.

No en ningún lugar.

2.

La hora larga se ha inflado con voces de niña aburrida.

Los carteles de no fumar no han podido evitar un cementerio de colillas usadas.

Las maletas son un bosque de colores con hojas Air Europa en sus ramas.

La sed se aplacó con la última botella de agua caliente en el kiosco.

La peonza de los niños solo ha sabido copiar la sinrazón de la huelga.

Sus círculos son explicaciones creciendo en la tierra de los altavoces.

Bofetada grande.

El día fue parido con el cartel de lleno en su frente.

3.

Desde mi puesto veo un mecánico naranja buscando bajo la turbina una rosca sin

perno.

Toco madera.

Pienso en mi.

Huelo a agotamiento & a humedad bajo los pastos secos.

En Madrid mi futura ex mujer no contesta a mi llamada.

En París ya no tengo una parcela de mi corazón enterrada.

Así es la vida.

Vine a una despedida & me llevo un desconsuelo.

Nada que no se ganara por expreso deseo.

4.

En el Charles De Gaulle sus tripas sufren indigestión de maletas.

Paso a paso.

Cuesta a cuesta.

Persona a persona.

Los grititos de los niños van in crecendo & la seguridad de no estar dispuesto a

controlar fieras de ese estilo. Encuentra justificación ante semejante

evidencia.

No quiero niños para saborear las demoras en los aeropuertos.

No he querido tener la suerte de cara.

Me la he follado sin condón.

Paris ha cerrado su despensa.

París ha muerto & Madrid (identificada con ella), también.

No tengo pasado de diente blanco & boca roja.

Tengo un luto colgado de un alfiler a mi alma.

Tengo una tranquilidad de ignorante pastando en mi corazón tan vivido.

Soy a pesar de todo:

feliz.

A los treinta años de la muerte del Lagarto

1.

Él murió durmiendo la mona.

Su tumba fue una tina de aguas frías que tornaron calientes.

¿O es que fueron calientes & tornaron frías?.

(Un bronce,

varios elepés,

tres o cuatro poemarios escasamente apreciados

-intensamente lúcidos -,

las pintadas sobre sus carnes de mármol,

& de piedra sin pedigree,

& de flores en éxtasis que secan al calor del verano

-casualmente es verano-,

miles de enamoradísimas adolescentes de corazón

-& de carne también-,

todos los kilómetros hasta su origen,

& un eterno de sensaciones por descubrir

que siempre se están

descubriendo).

2.

Le veo esposado a sus pensamientos Rimbaud,

a su oscurísimo síndrome de a los veintisiete morir,

a sus líricas manos,

a sus poemas de pelo sin agua,

a su borrachera de siglos futuros,

a su imposible gordura,

por que engordó de puro hastío,

se suicidó de cansancio.

“Love me two times, because I’m going away”.

3.

Vivió lúcido en sus cuatro plumas apache,

en sus ojos de desierto mohave,

en sus pinturas de guerra piel roja,

en su acido de astral nube cósmica.

Su Apocalipsis fue una obra ajena cuya impronta dejo el escritor.

Su monólogo fue Marlon Brando.

Desquiciado recitando, la poesía mas intensa que un caracol pueda escribir.

El folio una navaja de hielo afilada.

(Nunca escribió esas palabras).

Me quedan:

“L.A Woman”, “This is the end”, “The soft parade” completo, …

& todo lo que su mente intuyó.

4.

El tiempo pasa, los buenos resisten.

El Lagarto jamas morirá.

El Lagarto nació: sin olvido incrustado en sus ojos.

(del libro: “prólogo del circulo perfecto” por: Gustavo Calle Gracey)

You may also like

Comments

No Comments

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *